Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información

Aceptar
beServices se convierte en el quinto proveedor español VMWare Cloud Verified
Volver

Datacenter On-Premise vs Cloud

20-10-2020
Datacenter On-Premise vs Cloud

Los datos están presentes en todo tipo de empresas. Da igual la industria a la que se dedique, los servicios de datos son fundamentales para almacenar información y tomar decisiones. Actualmente, a pesar de que hay otras, nos encontramos con dos formas de almacenar y gestionar datos: on-premise y cloud. Veamos las diferencias entre ellas.

Un centro de datos on-premise se podría definir como un servidor local. Se compone por un hardware que requiere un espacio en la infraestructura de la empresa. A pesar de que algunos lo consideran una desventaja, otros consideran que tienen el control total y absoluto sobre la información que almacena, por lo que la seguridad es mayor. Además, el acceso a los datos no requiere internet, por lo que si falla no tendrá por qué pararse la actividad.

Una solución en la nube permite almacenar los datos en un servidor de terceros. De este modo, no hará falta invertir en espacio, equipos ni personal de mantenimiento. Aun y así, hay personas que no se plantean considerar sus datos dependan de terceros, tanto en seguridad como accesibilidad. En este caso, una caída de Internet impediría el acceso a los datos. Por otro lado, una ventaja del cloud sería la escalabilidad, es decir, la capacidad de adaptación a cambios que sucedan en la empresa.

De este modo, vamos a comparar los dos servicios acordes a las necesidades de los datos.

  1. Personalización y escalabilidad.
    1. On-Premise: permitirá un uso exclusivo y personalizado de los datos y del hardware. Sin embargo, tiene una capacidad limitada que derivaría en invertir en más servidores.
    2. Cloud: tiene una capacidad potencialmente ilimitada, por lo que podríamos almacenar más datos simplemente pagando un plan de un tercero en vez de ocupar espacio en la oficina. Por otro lado, no tiene el control absoluto de los datos, ya que el acceso al hardware es de forma remota.
  2. Seguridad.
    1. On-Premise: garantiza que las personas que tienen acceso a los datos han sido autorizadas previamente por la empresa. De este modo, la empresa es la única responsable de su seguridad.
    2. Cloud: la empresa confiará sus datos a un tercero. Lo ideal será contar con un proveedor que disponga de los certificados de seguridad más actualizados. También, tener acceso desde diferentes puntos requiere una atención extra en aspectos de seguridad. 
  3. Costes.
    1. On-Premise: la inversión inicial es evidente en este caso. Requerirá la compra, instalación y mantenimiento del servidor por lo que formará parte de un activo más de la empresa.
    2. Cloud: resulta rentable, sobre todo para empresas pequeñas. No dependerá de la empresa la configuración ni el mantenimiento, ya que prácticamente podrán empezar el uso una vez lo hayan contratado.

No existe un sistema que reemplace al otro, sino que se adecuan a los objetivos y necesidades que requiera la empresa. También empresas que no se decantan por un sistema u otro, sino que los combinan. Para ello recomendamos contactar con profesionales como beServices para recibir un asesoramiento personalizado y tomar la mejor decisión.

¡Contacta con nosotros!