Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Noticias

Unas vacaciones más largas sin dejar la oficina.

15/09/2016
Unas vacaciones más largas sin dejar la oficina. Uno de los principales inconvenientes del verano son las vacaciones… para las empresas, claro. Julio y Agosto son los meses donde se concentran los periodos de descanso, y en turnos más o menos afortunados, las empresas se ven obligadas a prescindir de su personal, ya que van a disfrutar de sus merecidas vacaciones.

La actividad comercial desciende, pero no se para, y cada vez es más frecuente que esos días de ausencia se resuman en dos situaciones muy comunes, a cual peor: O el periodo de vacaciones se resume a un par de semanas, con días dispersos el resto del año, para evitar demasiados días de desconexión, o bien se destinan tres semanas o más, pero llevándose consigo el compromiso de estar localizable y ver el correo electrónico de vez en cuando. Cuando más elevado es el cargo que uno ocupa, más ambiguo es el concepto "vacaciones" y más problemático es estar ilocalizable unos días. Dado que el volumen de trabajo desciende, con pocas horas de dedicación se puede cubrir, pero al mismo tiempo no se puede dejar de atender. …porque hay clientes que no se pueden esperar. …porque no es lo mismo que lo hagas tú que otro de tu equipo. …porque "eso" sólo lo llevas tú. …porque… ¿Cuántas veces te han tenido que localizar en el móvil por algo que llevabas tú? ¿Acaso nunca te has visto obligado a desplazarte hasta la oficina por un tema "urgente" estando de vacaciones? En un entorno familiar con hijos las vacaciones añaden complejidad a la realización de vacaciones. Los hijos las empiezan desde finales de junio hasta mediados de septiembre, y por muy numerosas y variadas que sean las ofertas para tenerlos ocupados, no es nada fácil organizar tu falta de días con su exceso de tiempo ocioso. La solución ideal sería llevarse a la familia entera a la oficina, o trasladar la oficina al lugar donde decidamos pasar las vacaciones. ¿Imposible? No. Pero antes de poneros un ejemplo real, pongámonos en el lugar de la empresa, NUESTRA empresa: Económicamente hablando… ¿Le va bien que una persona deje de atender a sus clientes u obligaciones laborales estando ausente de su puesto de trabajo unos días, pero cobrando por ellos? Evidentemente es un derecho de todos (gerentes y propietarios incluidos), que no vamos a discutir, pero desde un punto de vista productivo: ¿Le va bien a la empresa ese descenso de dedicación? No, en ningún caso. Y es que si nos centramos en valores puramente productivos, se hace imprescindible que toda persona realice un periodo de vacaciones para mantener su ritmo de trabajo y al mismo tiempo la empresa necesita que la actividad no se frene, para mantener un ritmo de facturación adecuado todos los meses. Ambas cosas son posibles y os pondré un ejemplo: Yo he estado de vacaciones con mi familia 45 días, atendiendo a mis clientes, obligaciones y gestiones sin problemas, exactamente igual que si estuviera en mi oficina. He estado en la playa, he visitado el norte de Italia y he pasado tres días en Francia. La actividad comercial y las gestiones a realizar han sido menores que en otras épocas del año, pero se han atendido en tiempo y forma idéntico al que lo serian, de haber estado en la empresa. ¿Cómo es eso posible? Llevar un simple portátil (da igual cual), una Tablet o tener un ordenador (cedido incluso), me ha sido más que suficiente para trabajar, mediante beCloud, con mi entorno de trabajo cotidiano. Sin tener que sufrir configuraciones extrañas para poder enlazar (mal) con el equipo (físico) de la oficina, ni estar penalizado por el volumen de datos en el móvil por culpar del correo…

Últimas noticias

Solicita información

cloud backup