Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Noticias

El precio del Cloud Computing: ¿Cómo se calcula?

25/07/2019

El Cloud Computing ha sido, y sigue siendo, toda una evolución a nivel tecnológico para las empresas. La posibilidad de desvincularse de la adquisición y mantenimiento de equipos físicos como servidores, o la disponibilidad de sus recursos desde cualquier lugar son solo algunos de los beneficios de la computación en la nube.

El uso de soluciones de Cloud Computing supone un cambio en la forma de gestionar los recursos tecnológicos de las empresas, así como una nueva forma de contratarlos. En este sentido, el precio del Cloud Computing también es una nueva variable a tener cuenta. Vamos a analizar cuáles son los aspectos clave del coste de un servicio en la nube para empresas.

Pago por uso

La principal novedad que se encontrará todo negocio que dé el salto a una solución en la nube frente a un recurso informático tradicional es la modalidad de pago por uso. El precio de un servicio de Cloud Computing no es un desembolso inicial único ni una cuota fija mensual. En su lugar, se utiliza una tarificación que tiene en cuenta los recursos reales consumidos de las soluciones contratadas.

Por ejemplo, si contratamos un servidor virtual en la nube para alojar una tienda on-line, seguramente tengamos más visitas en los meses de Navidad o en días de rebajas. Durante dichos períodos, aumentará el consumo de recursos de servidor para evitar que nuestra web funcione de forma incorrecta. En consecuencia, nuestra cuota aumentará. Por el contrario, en aquellos meses en el que el consumo sea menor, pagaremos menos.

¿Qué costes desaparecen con el Cloud Computing?

La migración a un servicio de Cloud Computing frente al uso de recursos informáticos tradicionales en una empresa supone, como hemos visto arriba, un cambio en la modalidad de pago. Esto implica la desaparición de costes típicos asociados a soluciones in-house, que podemos resumir en:

  • Mantenimiento. Desaparecen las tareas de conservación y actualización de los recursos tecnológicos (por ejemplo, un servidor). En el Cloud Computing, nuestro proveedor del servicio será el encargado de llevar a cabo el mantenimiento de los recursos e infraestructura que hayamos contratado.
  • Adquisición de hardware. En el entorno de la nube no tendremos que comprar un nuevo servidor si queremos tener acceso a más recursos o potencia. En lugar de ello, podremos escalar los recursos contratados en nuestra solución de Cloud Computing.
  • Infraestructura asociada. Costes de electricidad, seguridad o climatización asociados habitualmente al mantenimiento de servidores también desaparecen, dado que será nuestro proveedor quien se encargue de los mismos.

¿El Cloud Computing supone un ahorro frente a una solución informática tradicional?

En la mayoría de casos. Obviamente, cada empresa hará un uso diferente de los recursos tecnológicos necesarios para su actividad y esto hará que varíe el consumo asociado a los mismos. Pero, en líneas generales, la modalidad de pago por uso y los costes que desaparecen hacen que el precio del Cloud Computing sea más económico para la mayoría de negocios.

Por el contrario, uno de los temores más comunes en las empresas sobre el esquema del pago por uso del Cloud Computing es la dificultad de prever el consumo de recursos y, por ende, el coste asociado a los mismos. En estos casos, contar con un proveedor de confianza como beServices es clave: ponemos a disposición de las empresas mecanismos de control de costes y calculadoras para estimar la tarifa de Cloud Computing. Si queréis un presupuesto a medida para dar el salto al Cloud Computing en vuestra empresa, no dudéis en contactar con nosotros.

Últimas noticias

Solicita información

cloud backup