Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Noticias

Cómo cambia el mantenimiento informático en un entorno de Cloud Computing

25/05/2018
El cambio al uso de Cloud Computing en las empresas conlleva múltiples beneficios. También provoca variaciones en la manera de interactuar y mantener los recursos informáticos de la empresa.

Uno de los servicios que ha evolucionado en paralelo a la implementación de las soluciones de Cloud Computing es el mantenimiento informático de las empresas. El cambio, en líneas generales, viene dado por pasar de invertir en hardware propio a pagar una cuota mensual por un servicio.

Pero, ¿Pasar de un entorno tradicional al Cloud Computing repercute positivamente en el mantenimiento informático?, ¿Aumentan los costes?, ¿Qué tareas ya no son necesarias? Revisemos estas cuestiones y otras vinculadas a la evolución del mantenimiento informático en entornos de Cloud Computing.

Independencia de equipos físicos

Si un ordenador deja de funcionar en la oficina, en el mantenimiento informático tradicional debíamos esperar a que a un técnico revisara el equipo o el empleado no podía continuar con su trabajo.

En un contexto de Cloud Computing, estas situaciones reducen su impacto en la producción, ya que desde cualquier terminal con conexión a Internet, el trabajador podrá reanudar su actividad.

Ahorro en hardware

Siguiendo lo que comentábamos en el punto anterior, dado que los servidores de Cloud Computing absorberán la carga de la ejecución de nuestras aplicaciones y procesos, la inversión en equipos de última generación se reduce.

Por otro lado, no será necesario contar con un servidor físico en nuestra oficina, pudiendo trasladar los datos necesarios a la nube.

Mantenimiento de servidores incluido

Nuestra cuota de Cloud Computing incluirá la gestión del mantenimiento de los servidores. En este sentido, podremos olvidarnos de realizar tareas de vigilancia del alojamiento, ya que será nuestro proveedor quien se encargue de ello.

Actualización del software alojado

Casos como la actualización a la última versión de nuestro programa de correo para corregir un agujero de seguridad dejarán de ser nuestra responsabilidad. El uso de aplicaciones web en un entorno de Cloud Computing permitirá que todas las actualizaciones y parches se instalen en el lado servidor.

Además de los beneficios en seguridad, también podremos contar con las últimas funcionalidades del software sin riesgo a “romper algo”.

Copias de seguridad

Los sistemas de copias de seguridad y redundancia del Cloud Computing suponen un gran avance en relación al mantenimiento informático para empresas tradicional. Dado que, como hemos comentado antes, nos independizamos en gran parte de los equipos físicos, los backups de nuestros datos empresariales también se migran a la nube.

De manera periódica, se realizarán copias de la información de nuestro negocio, garantizando una recuperación de datos ágil.

Conexión a Internet necesaria

Si bien en la actualidad la gran mayoría de negocios cuenta con una conexión a Internet, ya sea fija o móvil, es cierto que la ausencia de ella es incompatible con la implantación de una solución de Cloud Computing.

En el mantenimiento informático esto repercute en esfuerzos mayores en el mantenimiento de nuestra red y, por ejemplo, la implementación de redundancia con una línea secundaria en el caso de fallase la principal.

En definitiva, con la implementación de sistemas de Cloud Computing en las empresas, el mantenimiento informático tradicional ha dado un giro hacia el cuidado de las redes, estableciendo medidas para que la conexión a Internet siempre esté disponible en nuestros equipos. Además, el cliente se desvincula del mantenimiento de aplicaciones o parcialmente del hardware, que absorberá el proveedor de servicios en la nube.

Últimas noticias