Volver

Hosting web, ¿Quién es tu vecino?

Hosting web, ¿Quién es tu vecino?

beData Hosting: Los vecinos y el casero del dominio… ¿importa?

En artículos anteriores hemos analizado la importancia de tener nuestra empresa en Internet, de alguna u otra manera, para "existir". Tener una WEB o no, correo corporativo, darse a conocer, comunicarse…  para ello vamos a necesitar un servicio de hosting, una empresa que alojará nuestra web y nuestro correo electrónico. En muchos casos a este servicio es al que se le da menos valor, y es un error. Cuidamos con esmero quien hace la WEB (por imagen), el contenido (lo que explicaremos), la usabilidad (intranets, catálogos, venta, precio), los servicios asociados (el correo corporativo, las agendas compartidas, etc…), su publicidad y sus informes (anunciarse en internet para que nos vean), pero no le damos importancia al lugar donde meteremos todo esto, y puede ser la fuente de diversos problemas incomprensibles. El coste de un servicio de hosting para la mayoría de las empresas (web sencilla y pocas cuentas de correo) es relativamente bajo. Aún así, las empresas escatiman al máximo este concepto y buscan que sea lo más económico posible, creyendo ERRONEAMENTE que es un factor que no tiene importancia:
"que funcione, no caiga y sea barato",...
La tendencia es creer que con poco vale, que lo importante es el contenido, no el contenedor. Por lo general la decisión es simple: Se le comenta a la empresa de informática "de toda la vida" que necesitaremos donde alojar la WEB y registrar el dominio para nuestra empresa, y ya está. La empresa de informática buscará un proveedor "fiable" pero, sobretodo, económico. En definitiva es un servicio que se factura una vez al año, de poco importe Empresas "especializadas" en hosting hay muchas, y la gran mayoría permiten contratar cualquier servicio de forma automatizada a través de su página WEB: cualquier persona puede contratar un servicio de hosting para una WEB, correo, comercio electrónico o similar, en poco mas de 20 minutos. No hay filtro alguno que discrimine al usuario final.
¡Y aquí es donde empieza el problema.!
Hagamos un resumen rápido de lo que es un servicio de hosting: Las empresas que suministran estos servicios disponen de servidores potentes que internamente se han "dividido" para ser servidores "lógicos" más pequeños que a su vez albergaran distintos alojamientos o servicios WEB. Es decir: cuando una empresa contrata un servicio de hosting, su WEB y correo estarán en una porción de un servidor "virtual", junto con otros dominios de otras empresas. Este pequeño servidor formará parte de una batería de servidores que, a su vez, están dentro de un ordenador físico "real" que los controla. Internamente cada uno de los servidores tiene una dirección o nombre identificativo (o dirección IP), pero habitualmente sólo el servidor físico, el que alberga todos los servicios, tendrá una dirección IP válida (o pública). Es por ello que un elemento fundamental dentro de cada servicio hosting son los servidores DNS (Domain Name System), equipos que "resuelven" una dirección WEB y la convierten en un número o dirección IP (la del equipo que tendrá dentro esa página), y es el ordenador que tiene esa IP el que, a nivel interno, localizará ese espacio de alojamiento y lo pondrá en contacto con el exterior (Internet). Cuando una persona "reserva" un dominio .COM o similar, el segundo dato después del nombre a tener en cuenta son las direcciones DNS que se le indicaran: es el dato que nos dirá donde está alojada la información para ese dominio. Sin entrar en más detalles, en la práctica eso quiere decir que una empresa, al contratar un servicio de Hosting para su web tendrá un espacio dentro de un servidor, que compartirá con otros espacios destinados a otras empresas o usuarios particulares, y que estarán bajo el mismo identificativo IP. Al hacerlo, la empresa de servicios ISP le dará unas direcciones DNS, generalmente en formato de dirección WEB (ejemplo: dns21.servidorsdns.cat), o a veces en una IP (ejemplo: 83.235.128.3) Lo que sucede es que, la empresa que contrate el servicio inmediatamente después tendrá exactamente los mismos servidores DNS, porque su "espacio" está en el mismo equipo, al igual del resto de dominios que haya en ese ordenador. Esta forma de hacerlo es la normal, la mas practica y optimizada, pero sin una gestión cuidadosa de estos servicios, los problemas pueden ser varios. Enviar un mail y que el remitente lo "encuentre" directamente en la bandeja de correo "No deseado" o que lo filtre el servicio anti Spam del receptor, es lo mas habitual. ¿Por qué? Muy simple: un filtro sencillo de correo "malicioso" o de SPAM mirará la dirección del servidor que emite el mail, y si la tiene dentro de sus LISTAS NEGRAS, lo parará. Si una de las empresas con las que compartimos servidor (debajo del mismo servidor DNS) se dedica a hacer envío masivo de mails, o su contenido ha sido reportado como "malicioso" (sexo, drogas, armas,…), es muy probable que nos afecte. ¿Cómo lo puedo evitar? No hay manera de saber con quien compartimos espacio en un servicio de hosting, pero podemos seleccionar la empresa a la que delegaremos el servicio de hosting. Si de forma automatizada se puede contratar un servicio: ¿no será más fácil que tengamos vecinos virtuales indeseables? El primer criterio de filtro debe ser la empresa que nos da el servicio de hosting. El criterio ha de ser selectivo, con datos concretos de los clientes nuevos que acoja en sus servidores, efectuando el alta del servicio de forma individual, ubicando cada dominio en el servidor adecuado para su correcto rendimiento. Si el servicio de hosting tiene como vecinos otras empresas, y este servicio está gestionado y supervisado por personal cualificado, difícilmente sufriremos contratiempos por acciones ajenas a nuestro control. Ahora toca hacerse la siguiente pregunta: ¿El dominio de tu empresa convive en un servidor con vecinos DESEABLES O INDESEABLES? Si quieres saber con mas detalle lo que te podemos aportar con nuestro servicio beData, te asesoramos.

Suscríbete a nuestra newsletter

Seleccione todas las formas en que le gustaría recibir noticias de beServices:
Puede desuscribirse en cualquier momento haciendo clic en el enlace que aparece en el pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visite nuestro sitio web.

¡Contacta con nosotros!