Enviamos y recibimos emails todos los días. Escribimos cartas y confeccionamos presentaciones todas las semanas. Utilizamos programas de facturación y contabilidad (ERP), sin necesidad de titulaciones superiores. Y por supuesto, hacemos un seguimiento sobre las acciones que se hacen en nuestros clientes (CRM).